El barrio de Xanenetla: murales, color e historia…

Published on enero 18th, 2014

xanenetla

 

Antiguo barrio de Xanenetla, el primero en existir en Puebla, una zona que, en el pasado, estuvo aislada de la gran cuidad por el cauce del Rio San Francisco y a las faldas de los imponentes fuertes de Loreto y Guadalupe como un testigo mudo de lo que estos han contado de unos años a la fecha; habitada en sus inicios por peones y obreros, hoy le muestra una nueva cara al mundo, una cara que se moderniza sin perder su encanto de antaño, su gente trabajadora y su mística.

 

DSCN6215

Apenas nos encontramos entre sus muros se percibe el color y un notable contraste con el boulevard que lo delimita con el centro de la metrópoli; el ruido disminuye y la gente que camina por sus banquetas pareciera ir sin prisa; “Paradise” puede leerse en uno de sus muros cual aviso de lo que puede encontrarse. En el barrio, conocido también como “El arrabal de Xanenetla”, sus estrechos callejones dan la sensación de rondar más en un pueblito que en una de las ciudades más grandes del país, sus estructuras te traslada

n al pasado, y la aventura inicia tan pronto pones un pie en sus suelos de piedra, cansado al paso, pero llamativo a la vista…

xanenetla

Un poquito de su historia

Llamado así porque en la zona había una piedra llamada “xalnene” que se utilizaba para la construcción y que se extraía de las laderas del río, el Barrio de Xanenetla presume de ser el primero en la ciudad al ser delimitado alrededor del año 1551. Así mismo, en esta zona de la ciudad se establecieron las primeras ladrilleras o piedreras de Puebla.

En los años 70 el río San Francisco fue entubado para construir el actual boulevard 5 de mayo, lo que aisló al barrio de lo que ahora es el Centro Histórico de Puebla y lo fue relegando poco a poco de la memoria colectiva de la ciudad.

En cuanto a su arquitectura, se pueden encontrar edificios pertenecientes a los siglos XVII y XVIII, así como construcciones modernas y remodeladas; su traza urbana, típica de los pueblos coloniales, cual laberinto, le da un aire ser un espacio detenido en el tiempo.

xanenetla

¿Qué ver en Xanenetla?

Este barrio se destacó por ser de los pocos en la ciudad en contar con una iglesia y cementerio propios, así como varias plazas destinadas a la reunión popular de los habitantes. La iglesia fue fundada por las religiosas dominicas del Convento de Santa Inés, misma que dedicaron a su patrona y fue concluida en 1777.

Su cementerio, que fue habilitado para enterrar a las víctimas de la viruela negra y cuyas víctimas habían sobrepasado ya la capacidad de los campos santos en Puebla, fue cerrado en 1866, tras la inauguración del panteón municipal. El cementerio de Xanenetla era administrado por el Hospital de San Pedro.

Así mismo, la Plazuela Texcoco es uno de los puntos más relevantes y se ubica en la calle 4 norte, que anteriormente se conocía como la calle del arbolito porque se decía que ahí había un árbol de fresno, el cual tuvo que ser derribado  en los 90 por deterioro. La fuente que se encuentra ubicada en el centro de la plazuela fue construida en 1781 y fue entregada a los vecinos del barrio como agradecimiento por su colaboración en la construcción del cuartel “dragones”, del otro lado del río.

¡Los murales de Xanenetla!

“El arte puede cambiar las cosas” bajo ese principio, y como  parte del proyecto “Puebla ciudad mural” impulsado por “Colectivo Tomate” se  buscó, a través del diseño y elaboración de llamativos y coloridos murales, detonar cambios sociales para mejoras en obra pública, iluminación y promoción turística. En los murales, diseñados por los vecinos se proyectan sueños e identidad a través de los murales que decoran sus casas; basta verlos para comprobar que son ventanas a su vida cotidiana, a su manera de entender la vida en el día con día.

A raíz de este proyecto que comenzó en 2010 y se terminó en 2012, actualmente se pueden encontrar 55 murales en el Barrio de Xanenetla, todos coloridos y propios de la gente, de su modo de vivir la vida.

¿Quieres ver más imágenes de estos padrisímos murales? Dale click aquí 😉

 

Por Marlon Andrade Montalvo // Fotos de: Oscar Hernandez